Publicado el

¡Usar un portabebé sin lavar, es un error garrafal!

¡Usar un portabebé sin lavar, es un error garrafal!

Cuando nos adentramos al mundo del porteo, es muy común encontrar a la venta diversos tipos de portabebés, ya sea en tiendas en línea, en grupos de Facebook o incluso en tiendas comerciales o locales. Algunos otros en tianguis, bazares o mercaditos que se pueden ofrecer como nuevos, seminuevos o ya de “segunda o tercera espalda”.

Sea cual sea la situación, te recomendamos que, al adquirirlo, antes de que lo uses… ¡LO LAVES sí o sí! Las razones son las siguientes:

La primera y más importante: POR HIGIENE

Un portabebé que ha sido manipulado por muchas manos, desde la confección de la tela, el corte del diseño, embalaje, etiquetado y demás, podría traer miles de microorganismos patógenos que pueden repercutir en la salud, sobretodo en la del bebé. Ahora bien, si es un portabebé ya de segundo uso, y ha permanecido guardado, podría tener no sólo polvo, sino que también olor a humedad o “guardado”. Por ello es importante en primer lugar lavarlo de acuerdo a las instrucciones del fabricante

Por eliminar el apresto, almidones o cualquier otra sustancia que se encuentre en las fibras de la tela.

Sustancias como el apresto o el almidón hacen que la tela se vuelva más rígida y menos manejable para su uso o manipulación.

  • Para fijar los colores y evitar se deslave con el uso
  • Para efectos en la garantía

Con el fin de aplicar la garantía a tu portabebé, es importante haberlo lavado, ya que en este proceso podrás verificar que el portabebé no haya encogido o se haya deteriorado (cuando hubo un lavado correcto) y así poder dirigirte con el fabricante y externar lo sucedido.

Por Salud

En el primer punto hablábamos de la higiene, y a este punto va ligada la salud. Sobre todo, cuando son portabebés de segundo uso, nuestros bebés suelen dejar en ellos restos de comida, leche, saliva o moquitos. Los bebés o nosotros nos enfermamos y manipulamos la tela con que lo estamos porteando y los gérmenes pueden permanecer en las fibras, pudiendo ser foco de contagio a otras familias, si es que llegamos a prestar o vender el portabebé.

Sinceramente en lo personal no suelo comprar en grupos de grupos de porteo si la leyenda de la vendedora dice: “USADO, PERO NO LAVADO”, “LAVADO SOLO UNA VEZ” (aun cuando el cargador lleva tiempo con la usuaria). Las razones además por las que expuse anteriormente, es que también suele encontrarse pelo de mascotas u olor a cigarrillo si la casa no es libre de humo. Por lo tanto, son situaciones donde prefiero pasar de largo ante casos de venta con estas características.

En resumen: LAVAR TU PORTABEBÉ GARANTIZARÁ QUE LE PUEDAS DAR UN USO MÁS OPTIMO, QUE PERMITAS QUE SUS FIBRAS SE EXPANDAN EVITANDO POSIBLES RASGADURAS EN LA TELA O QUE SE DESLAVE AL POCO TIEMPO DE USO. RECUERDA SIEMPRE LEER LAS INSTRUCCIONES DE LAVADO Y CUIDADOS ANEXAS EN EL.

ALE COLLAZ